¿Qué posibilidad de vivir tiene mi hijo si sólo puedo pagar la mitad del tratamiento? He vendido todo, he hipotecado todo lo que tenía… Ningún padre debería sufrir este tormento…

Extracto del artículo “La causa de mi vida” de Edward Kennedy, publicado en la revista Newsweek el 18 de julio de 2009. Traducción: Ángeles Martínez Castells.

(Artículo completo en inglés)

En 1964, estaba volando con varios compañeros a la Convención Demócrata de Massachusetts, cuando nuestro pequeño avión se estrelló y se incendió. Mi amigo y colega en el Senado, Birch Bayh, arriesgó su vida para sacarme de los restos. Nuestro piloto, Edwin Zimny, y mi asistente administrativo, Ed Moss, no sobrevivieron. Con las vértebras hechas polvo, costillas rotas y un pulmón colapsado, pasé meses en el Hospital Bautista de Nueva Inglaterra en Boston. (…) Sabía que la atención era cara, pero yo no tenía que preocuparse.

Ahora hago frente a otro problema médico. El año pasado me diagnosticaron un tumor cerebral maligno. Cirujanos del Duke University Medical Center han eliminado parte del tumor, y he recibido radiación de protones en el Hospital General de Massachusetts (…) Una vez más, he disfrutado de la mejor atención médica que el dinero (y una buena póliza de seguro) puede comprar.

Pero la calidad de la atención no debe depender de los recursos financieros, o del tipo de trabajo… Todos los estadounidenses deberían poder tener el mismo trato al que en EEUU tienen derecho los senadores.

Esta es la causa de mi vida. Es una de las razones fundamentales que me hizo desafiar mi enfermedad el pasado verano para hablar en la convención Demócrata en Denver y dar apoyo a Barack Obama, pero también para asegurarme de que, como he dicho,

“vamos a romper el bloqueo y garantizar que todos los estadounidenses … tendrán una atención decente, la calidad de la atención de la salud como un derecho fundamental y no sólo un privilegio.”

Durante cuatro décadas, he servido esta causa, desde el Senado de Estados Unidos, en cualquier parte de este país. Nunca ha sido una cuestión meramente política, sino el corazón de mi creencia en una sociedad justa. Ahora la cuestión tiene más sentido para mí -y más urgencia que nunca. Pero siempre ha sido muy personal, porque la importancia de la atención de la salud ha sido una lección en la mayor parte de mis 77 años.

Nada de lo que estoy soportando ahora se puede comparar con ver a mis hijos gravemente enfermos. En 1973, cuando se luchaba en el Senado por la cobertura universal, nos enteramos que a sus 12 años, mi hijo Teddy tenía cáncer de huesos. Tuvieron que amputarle la pierna derecha por encima de la rodilla. El informe patológico reveló que, aún así, había pocas opciones para evitar que se siguiera propagando. Su mejor oportunidad de supervivencia era un ensayo clínico que incluía dosis masivas de quimioterapia. Cada tres semanas, en el Hospital Infantil de Boston, recibía un tratamiento de seis horas. (…)

Durante las muchas horas en el hospital, llegué a conocer a otros padres de niños afectados por la misma enfermedad mortal. Todos esperábamos que nuestro hijo pudiera salvar la vida con este tratamiento experimental. Al formar parte de un ensayo clínico, ninguno de nosotros pagó. El experimento fue declarado un éxito y concluyó antes de que algunos pacientes terminaran sus tratamientos. Esto significaba que las familias debían tener un seguro que cubriera el resto o lo tenían que pagar de su bolsillo. Nuestra familia tenía los recursos necesarios, así como una excelente cobertura. Pero otros padres, completamente deshechos, preguntaban a los médicos: ¿Qué posibilidades tiene mi hijo si sólo puedo pagar la mitad del tratamientos? ¿O dos tercios? He vendido todo. He hipotecado todo lo que podía hipotecar …

Ningún padre que tiene que sufrir este tormento. No en este país.

==========================================================================

Esta pieza forma parte de una serie sobre sanidad y mutuas privadas publicada en la séptima edición de la revista cafèambllet. Estas otras piezas forman parte de esta serie:

“Tengo que empezar haciendo una confesión pública: En 1987 causé la muerte de un hombre. Ahorré medio millón a la compañía y fui premiada por ello. Sé como los seguros médicos mutilan y matan a los pacientes”

Mutuas privadas: ¿un negocio en manos de bancos, fondos especulativos, ex ministros y defraudadores?

La jungla americana

TV3 y sanidad pública: más información crítica y menos propaganda de mutuas privadas

La sanidad en manos de los mismos que nos desahucian, que nos cortan el agua y la luz y que nos venden preferentes

Merkel no puede gobernar sin la aprobación de los poderosos laboratorios farmacéuticos con sede en Alemania · Per Àngels Martínez Castells

==========================================================================

Lee el cafèambllet 7 en PDF

==========================================================================

Si nos quieres ayudar a imprimir cientos de miles de ejemplares para repartir gratuitamente con información como esta, haz click aquí.

One thought on “¿Qué posibilidad de vivir tiene mi hijo si sólo puedo pagar la mitad del tratamiento? He vendido todo, he hipotecado todo lo que tenía… Ningún padre debería sufrir este tormento…

  1. Pingback: SI NO ESTÁS LO SUFICIENTEMENTE MADURO, SEGURAMENTE PENSARÁS QUE “ESTO” NO PUEDE SER VERDAD….LAMENTO DECEPCIONARTE. – HOMENAJE A MANUEL PALACIOS LORO

Deixa un comentari: