Xavier Trias: el alcalde smart que nos toma por estúpidos

Imposible saber cuánto se gasta el ayuntamiento en banderolas. Me dicen que envíe una carta. De papel.

Por Albano Dante Fachin Pozzi (Twitter: @_cafeambllet)

albano

Señor Xavier Trias: tengo la sensación de que mientras por un lado firma contratos millonarios para construir una smart city (una ciudad lista), por otro, nos toma a todos como estúpidos.baderola1

Paseaba la otra tarde por el centro de Barcelona y me llamó la atención una banderola que decía: “Me gusta vivir contigo”. Miré mejor y vi que había decenas, cientos. Como le digo, era de noche y por ello, en el mismo paseo, vi como decenas de personas se iban arrinconando en cajeros y portales para pasar la noche.

Dígame ‘populista’ pero no pude evitar conectar los dos hechos: las banderolas y los sin techo. Y entonces la pregunta vino sola:

¿cuánto gastará el ayuntamiento de Barcelona en banderolas?”

A partir de ese día presté más atención y empecé a ver banderolas del ayuntamiento en todas partes: Barcelona apoya a los emprendedores, Barcelona promueve el empleo, Barcelona es el mejor lugar para las compras de Navidad … Kilómetros de calles, miles y miles de banderolas.

Finalmente me decidí y empecé a investigar cuánto cuesta este despliegue. Para ello prescindí de mi agenda de periodista. No llamé a contactos en el ayuntamiento, no llamé a contactos en la oposición, no llamé a organizaciones de lucha por la transparencia … No hice nada de eso. Utilicé los mecanismos que están al alcance del ciudadano de a pie, del que no es periodista, paga sus impuestos y, un día, quiere saber en qué se gastan.

Primera parada: llamo a la centralita del Ayuntamiento: 93 402 70 70. Expongo mi pregunta y me dicen que tengo que llamar a otro teléfono: 807 11 77 00. Y me advierten: “10 céntimos de establecimiento de llamada más 41 céntimos por minuto “. Un teléfono de pago.

Segunda parada: decido invertir unos céntimos en encontrar la información y llamo. Después de una conversación de 8 minutos (€ 3.40) me dicen que allí no tienen la información. Que busque en el Boletín Oficial de Barcelona (BOP).

Tercera parada: Tras 20 minutos sin encontrar nada en la web del BOP, decido llamar. La chica del BOP muy amable, pero me dice: «con la información que usted me da, no se puede hacer una búsqueda. No sabe nada más?» “Pues no, esta es toda la información que tengo … y me ha costado € 3,40”.

Cuarta parada: vuelvo a llamar al teléfono de pago. Vuelvo a explicar el tema, espero unos minutos mientras buscan la información y tengo una respuesta: “Si quiere esta información -me dice la chica a  0,41€ el minuto- debe enviar una carta a …”. “Una carta! … Significa de papel???”. “Sí”. Insisto: “Perdone, pero no hay una web, un link donde pueda encontrar los presupuestos detallados y poder ver cuánto cuestan las banderolas?”. “No”. 6 minutos = € 2.56 (IVA incluido, llevamos € 5,96 entre las dos llamadas).

Señor Trias: usted es un inútil. Reuniones, viajes por todo el mundo para “conocer ciudades innovadoras”, millones de euros en publicidad de la Marca Barcelona, grandes acuerdos con multinacionales para convertir Barcelona en unabaderola3 Smart City … pero si quiero saber cuánto cuestan las poéticas banderolas que pago con mis impuestos … tengo que enviar una carta?

“Smart” en inglés significa “listo”. Barcelona quiere ser una Smart City pero tiene un alcalde poco smart. O tal vez lo que pasa es que el alcalde es muy smart y lo que pasa es que nos toma a todos por estúpidos.

Quinta (y última): El alcalde tiene una cuenta de Twitter! Muy Smart. Le hago mi pregunta. Tres (3) días después alguien contesta: “Forma parte de la campaña sobre el civismo”. “OK -contesto- pero cuánto vale?”. Silencio. Smart City.

banner_pdf_CAST

Deixa un comentari: