• ¿Cuánta gente morirá por culpa de los recortes?

    by  • 13/09/2011 • Portada • 0 Comments

    Versión en castellano via Google Traductor · Versión original en catalán, aquí

    Mientras el gobierno intenta trasladar el mensaje de que el servicio sanitario no se está viendo afectado, crecen las voces en la dirección contraria Médicos, enfermeras, técnicos y sindicatos advierten: los recortes en sanidad tendrán un impacto importante en la salud de los ciudadanos.

    Como no puede ser de otra manera, el Gobierno de la Generalitat intenta quitar hierro a las consecuencias de los recortes que está llevando a cabo en la sanidad pública catalana: “Las urgencias están garantizadas”, “la calidad de la atención no se verá afectada en ningún caso “,” sólo se trata de una reordenación de los recursos “,” sólo tendrán que esperar los que tengan patologías no graves “… El pasado 9 de septiembre la Generalitat fue un paso más allá e hizo público un comunicado donde “se valora muy positivamente la puesta en marcha del nuevo modelo de atención sanitaria urgente” … Pero ésta es sólo la versión del gobierno. En la calle, en los despachos médicos, a las empresas ya las universidades la sensación es muy diferente. El pasado 8 de abril Metges de Catalunya (MC)-el sindicato que representa a la mayor parte de los médicos en nuestro país-hacía una afirmación contundente: “El consejero Boi Ruiz está jugando sucio y está escondiendo las consecuencias reales del plan de choque que está llevando a cabo “. Y no son los únicos que ven con preocupación la situación.

    Ictus: Cuando más rápido, menos muertos

    “Denunciamos que en estos momentos, en el Hospital de Bellvitge, no se está cumpliendo el” Código Ictus “explica en un comunicado el sindicato CGT de este gran hospital de Barcelona. El “Código Ictus” es un protocolo de actuación que permite tratar los infartos cerebrales con rapidez. “Ahora mismo-continúa el comunicado-la atención de este tipo de infarto está viendo enderrerida su atención en un mínimo de 12 horas (…) ya que de los 6 centros donde se concentraba el Código Ictus antes de los recortes, ahora sólo quedan 2 y uno es Bellvitge donde nuestras unidades de Neurología y Neurocirugía han sido recortadas en un 33% “. Un dato preocupante si tenemos en cuenta las palabras del doctor Álvarez Sabin, de la Sociedad Española de Neurología: la intervención rápida en casos de ictus “supone salvar la vida de más de 6000 enfermos de los 38.000 que cada año mueren en España” y recuerdaque “la sanidad española dispone de 25 o 30 unidades de ictus de las 95 o 100 que debería tener” … y eso lo dijo antes de los cierres debido a los recortes. “Están jugando con la vida de las personas” afirman desde Bellvitge.

    Politraumatismos graves: de 10 a 6 centros

    Los politraumatismos graves-muy comunes en accidentes de tráfico-hasta ahora eran atendidos en 10 centros mientras que ahora sólo 6 hospitales se podrán hacer cargo, según el sindicato del Hospital de Bellvitge, “uno de los Hospitales en los que se va a concentrar la atención a esta especialidad y donde la unidad de Traumatología ha sido recortada desde el pasado 23 de Mayo en un 50%.

    A menos intervenciones …

    La doctora Eulàlia Escolà, delegada de Médicos de Cataluña en el Hospital Moisés Broggi explica que “se han suspendido 40 intervenciones quirúrgicas programadas en el mes de junio por falta de anestesistas” y denunció que este recorte “ha traspasado las líneas rojas de la calidad asistencial “. El diario El País el pasado 13 de junio ponía cifras al impacto de los recortes en las listas de espera: “los pacientes que esperan para ser intervenidos tendrán que esperar ocho meses de media para entrar en un quirófano, el 50% más que el año 2010 “.

    Una situación que preocupa al doctor Antoni Barbarà, de la Plataforma pie por la Sanidad Pública. “Boi Ruiz habla del ‘pequeño sacrificio’ de alargar un poco más las listas de espera, pero las patologías no se pueden parar durante esta espera ya que la patología hace su curso, el malato se va degradando sistemáticamente, incluso hasta la muerte “.Además, y en cuanto a la ‘sostenibilidad’ del sistema Barbarà apunta: “Es vieja dicha de ‘pagar caro el jamón barato’ y en este caso se puede aplicar perfectamente: cuando más tarde se haga una actuación, la intervención será más difícil, más complicada, más insegura y más cara “.

    El médico residente Andreu Porta-Sánchez, del Servicio de Cardiología de la Vall d’Hebron, lo plasmaba en una carta enviada a El Periódico de Catalunya: “Las bruscas recortes actuales se acompañarán de aumento de la mortalidad” refiriéndose a la reducción del 50% del servicio de cirugía cardiaca en su centro, hasta ahora una referencia a nivel estatal.”De intervenir unos 10 enfermos por semana-explica el doctor Porta-Sánchez-se pasará a intervenir su cuarto. “Se trata-explica Puerta Sánchez-de enfermos con estenosis aórtica severa sintomática, enfermos con enfermedad coronaria severa y angina refractaria, unas dolencias que si no se tratan no derivarán sólo en un aumento de las consultas de urgencias, ya saturadas, sino que se puede manifestar en forma de edema pulmonar brusco o infarto de miocardio, patologías con una mortalidad pre-hospitalaria de cerca de un 25%.

    Marina Saavedra, de CCOO del Hospital de Calella asegura que “desde que han empezado los recortes el plazo para intervenir enfermedades oncológicas ha aumentado en dos meses aunque se debería intervenir en un mes como máximo”

    Y en caso de urgencia?

    Los servicios de urgencias también están experimentando grandes cambios como consecuencia de los recortes presupuestarios. En toda Cataluña se suceden cierres de Centros de Atención Primaria (CAP), sobre todo en horario nocturno. En la comarca de La Selva los cierres de CAPS están siendo masivos. El pasado día 12 de septiembre se han cerrado las urgencias nocturnas de Breda, Hostalric, Sant Hilari, Arbúcies e Inglés. La recomendación que se hace desde el Departamento de Salud para los ciudadanos de esta zona es la de llamar al 112, donde un operador podrá “resolver las consultas médicas de los usuarios durante la noche o activar los diferentes protocolos” como por ejemplo la visita a domicilio o un transporte sanitario. Pero esta solución no ha sido bien recibida en la comarca de La Selva.

    En el editorial del diario El País titulada “Las urgencias son vida o muerte” el alcalde de Arbúcies, Pere Garriga es contundente: “Dicen que es un radio de 30 minutos. Y no lo es, primero porque estamos en una zona con unas condiciones climáticas adversas en invierno. Las carreteras acaban heladas y es complicado hacer este recorrido en media hora “, una situación que también puede aplicarse a poblaciones como Sant Hilari o Breda. Garriga añade: “Nos tratan como ciudadanos de tercera, quieren recortar y luego privatizar en favor de unos pocos (…) Dicen que no hay tantas urgencias … y qué pasa con los treinta casos que tenemos y que son cuestión de vida o muerte? “se pregunta el alcalde. A esto hay que sumar los cierres recientemente anunciantes de los CAPs de Tossa, Lloret y Blanes. A estos pueblos, además de la opción de llamar al 112, los ciudadanos que tengan una urgencia pueden ir a las urgencias del Hospital de Blanes, lo que preocupa al alcalde Josep Marigó ya que “las urgencias del hospital de Blanes ya están saturadas “.Una saturación en la que hay que sumar el cierre por las noches del CAP de Lloret de Mar, donde cada verano se atienden, además de las urgencias de la población estable, las de los miles de turistas que veranean en la población. Pero los recortes no sólo afectan a los CAPs. Según explica a PressDigital Marina Saavedra, delegada de CCOO en el Hospital de Calella, las urgencias “se han colapsado muchos días, ya que es una zona donde hay mucha población de la tercera edad con enfermedades crónicas que acude con asiduidad “. La enfermera Ana Caro-en paro desde el mes de marzo-explica que su plaza en las urgencias del Hospital de Vall d’Hebron “ha sido suprimida y en mi lugar no trabaja nadie”. Caro se pregunta “qué pasará si llega un infarto y no se puede admitir por falta de camas?”

    Menos ambulancias …

    El Departamento de Salud intenta tranquilizar a los ciudadanos que pierden los servicios de urgencias nocturnos asegurando que en caso de necesidad el 112 podrá activar servicios de ambulancia para atender las necesidades que se puedan presentar durante la noche. Pero las tijeras de los recortes también han llegado al servicio de ambulancias. “Cuando una persona tiene un infarto en una situación como Calella-explica Pedro Lanau, trabajador del SEM-se le derivaron a otro hospital que tenga unidad coronaria y ahora el servicio de transporte tendrá una demora importante y el corazón sufrirá más y las secuelas serán más graves o irreversibles “.

    Según los sindicatos del sector del transporte sanitario la reducción presupuestaria hará que en Girona haya 96 horas menos de servicios al día, en el Vallès Oriental (Granollers y Sant Celoni) 40 horas y en el Maresme 55 horas menos al día de ambulancias. Según los sindicatos “nos encontramos ante un deterioro real que pone en riesgo la salud de la población” y remarcan que están “defendiendo los derechos de los trabajadores pero también el derecho de los usuarios a la salud ya la vida”

    El caso que Amadeu Olivart explicó en una carta publicada en El Periódico de Catalunya el pasado 16 de julio expone de manera gráfica las advertencias del sector de las ambulancias. En pleno distrito de Les Corts, a las 12:15 del mediodía “un grupo de amigos encontramos un hombre tumbado en el suelo inconsciente (…) Uno de nosotros llamó al 112 y ahí empezó el calvario: la chica que atendió la llamada nos pasó con un médico y éste comenzó a hacerle preguntas (…) El tiempo pasaba y no aparecía ninguna ambulancia … 25 minutos más tarde llegó la primera unidad “La pregunta es, pues: si la ambulancia tardar 25 minutos en llegar a un lugar céntrico y bien comunicado como las Cortes en un caso de extrema gravedad, que se puede esperar a un pequeño pueblo de comarcas como La Selva o Camprodon? Partiendo de la base de que el tiempo de reacción de las ambulancias siempre ha sido un tema de queja, la afirmación que hacen los trabajadores del transporte sanitario nos plantea una situación bastante peor que el actual: “La reducción en el número de ambulancias puede suponer incrementos en el tiempo de espera actual de entre 20 y 50 minutos “. Con datos como éste, las palabras de Miquel Tomàs, médico del Vehículo de Intervención Rápida de Palma de Mallorca son preocupantes: “En un caso de emergencia grave, los primeros instantes son vitales … hay que pensar que la diferencia entre la vida y la muerte es cuestión de minutos, a veces de segundos ”

    Quien avisa no es traidor

    La lista de los dispositivos sanitarios que se verán afectados por los recortes es casi interminable y todavía no está cerrada. Pero los avisos que llegan desde diversos puntos del sistema ya no dejan lugar a la duda: contrariamente a lo que reconoce el gobierno, la calidad de asistencia se verá afectada. Mientras el gobierno limita la situación a un conflicto laboral, las implicaciones sanitarias serán importantes, atendiendo a lo que dicen los expertos.

    La Asociación Profesional de Facultativos del Hospital de Mutua Terrassa lo tiene claro: “Se anularán visitas y tratamientos con los especialistas de reumatología, endocrinología y rehabilitación .. los políticos nos prometen que se garantiza la calidad asistencial, pero ¿quién puede creer eso? “y afirman:” En casos de accidente de tráfico, embolia cerebral, descompensación diabética, ataque al corazón el afectado no será atendido de manera adecuada … la salud del Vallès está bajo riesgo “concluyen. Los Médicos de la División Hospitalaria del ICS y facultativos del Hospital Germans Trias i Pujol advierten: “La justicia, la equidad y la atención a los enfermos salen malparados” y añaden que “ni como profesionales de la sanidad ni como ciudadanos de Cataluña podemos consentir estas brutales recortes cuando se derrochan recursos en otros ámbitos ” Las secciones sindicales del Transporte Sanitario advierten: “las personas que necesiten un transporte sanitario urgente se verán afectadas por el aumento del tiempo de respuesta de las ambulancias-que podría ser elevado-poniendo en riesgo su salud” El médico Andrés Porta-Sánchez insiste: en los casos de enfermedades cardíacas los recortes supondrán dilaciones en los tratamientos, creando “situaciones clínicas no reversibles y la falta de un abordaje precoz comportará ‘morbi-mortalidad’ Los cuatro colegios de enfermería de Cataluña son taxativos: “Los recortes presupuestarios aplicadas por la Generalitat en sanidad pueden poner en peligro la seguridad de los pacientes-indicaron-. El personal de enfermería no puede mantener la calidad de la asistencia que ofrecen a los ciudadanos “al tiempo que recuerdan que en los centros catalanes hay actualmente 5,2 enfermeras por cada mil habitantes, mientras que la media europea es de 8, 4. Pedro Lanau, trabajador del SEM de Calella denuncia que “existe la voluntad a nivel directivo de la Corporación de Salud Maresme y La Selva para que desaparezca nuestro servicio … la población quedaría totalmente desatendida en cuanto a emergencias” en la zona comprendida entre Tordera y Arenys de Mar. El portavoz de Médicos de Cataluña en el Hospital Josep Trueta, el doctor Josep Vilaplana criticó hace pocos días “la supresión unilateral de las guardias de oftalmología y otorrinolaringología, lo que conllevará una clara bajada de la calidad asistencial” Esta supresión obligaría a trasladar las urgencias en estas áreas en Barcelona, lo que, teniendo en cuenta cómo está el panorama del transporte sanitario, podría ser bastante complicado. Vilaplana concluye: “los recortes ponen en peligro la salud de los ciudadanos” El doctor Antoni Barbarà afirma que el cierre de quirófanos “se podrá contabilizar de forma cierta y dolorosa en retrasos, esperas, enfermedad, sufrimiento y, incluso, casos de muerte evitable”. El jesuita Jesús Renau afirma: “Recortar el sistema de sanidad pública es mantener más gente en la enfermedad, hacer más dura su vida, alargar las esperas interminables, reducir el tiempo para ser bien atendidas, producir un cansancio que puede producir descargas psíquicas. Los sectores que tienen recursos y pueden buscar otras alternativas de salud ya saldrán adelante, pero los pobres no “.

    Toca reaccionar

    Ciertamente, la respuesta a la pregunta ‘¿Cuántas personas morirán por los recortes’ tiene difícil respuesta, pero las evidencias son lo suficientemente fuertes como para obligar a los políticos que las están poniendo en marcha a cambiar de rumbo ya plantearse otras medidas. Cómo interpretar esta avalancha de críticas y advertencias, si no? Que se esconde detrás de un cambio tan profundo del sistema sanitario público como lo que significan los recortes? Sólo de oír hablar de ‘muertos’ como consecuencia de los recortes los políticos se tapan los oídos y dicen “demagogia”! Si atendemos, sin embargo, a las advertencias de médicos y trabajadores sanitarios, si miramos estadísticas, tiempo de reacción y diagramas organizativos, es difícil negar que los recortes tendrán consecuencias graves en la salud de la gente, tan graves como la irreversibilidad de la muerte por falta de asistencia sanitaria adecuada.Ante esta situación es pertinente recordar lo que el economista Àngels Martínez Castells escribe al llibreReacciona, del que es co-autora: “Un pequeño número de instituciones financieras y corporaciones multinacionales manipulan el mercado y determinan el nivel de vida y la supervivencia de millones de personas en todo el mundo (…) Las directrices neoliberales que dan cobertura política a la coyuntura económica de crisis (…) significan retrocesos casi centenarios a los derechos sociales (…) Toca reaccionar “

    Deixa un comentari