• Golpe de estado sanitario en Girona?

    by  • 10/07/2011 • Portada • 0 Comments

    Versión en castellano via Google Traductor · Versión original en catalán, aquí

    Se han sacado las máscara y parece que nada los puede detener. El nombramiento conocido este sábado del ex-alcalde de Blanes, Josep Trias (CiU) y directivo de la Corporación de Salud Maresme y La Selva (CSMS) como director territorial de Salud lo confirma: en la guerra para destruir la sanidad pública y convertirla en el negocio de unos pocos, el Gobierno de la Generalitat no tendrá miramientos de ningún tipo.
    Para entender el escándalo que supone este nombramiento hay que hacer un pequeño repaso al sistema sanitario catalán. En Cataluña los servicios sanitarios están-en una parte importante-concertados. Esto quiere decir que la Generalitat ‘subcontrata’ los servicios sanitarios a diversas empresas. La Generalitat da dinero público a empresas privadas y semi-privadas a cambio de unos servicios concretos. Una vez hecha la transferencia del dinero los gestores pueden hacer y deshacer.Pero quien se ocupa de ver si los servicios que presta la empresa son de calidad? ¿Quién se ocupa de mirar con detenimiento los números de estas empresas que gestionan dinero público? ¿Quién se ocupa de ver que los gestores no hacen trampas contables para desviar dinero?¿Quién se ocupa de garantizar que los gestores no aprovechan su poder para hacer de la sanidad pública un gran negocio privado? Pues bien, a partir de ahora el responsable de hacer estas tareas es el doctor Josep Trias, quien lleva décadas siendo directivo de la CSMS.
    Resumiendo: a estas alturas la Generalitat transfiere dinero público a empresas que lo gestionan con total libertad y sin ningún tipo de control efectivo y sin que el ciudadano pueda ejercer ningún tipo de control.Estas empresas privadas no sólo se hacen con los contratos sino que son ellas mismas las encargadas de controlarse.
    Mientras todo esto pasa los trabajadores y usuarios de la sanidad en la zona de la CSMS se enfrentan a todo tipo de recortes. Un ejemplo: los trabajadores de la CSMS de los recortes impuestas por los compañeros del señor Trias hace tiempo que preguntan sin obtener respuesta:

    ¿Cuáles son los gastos de representación de la empresa? No contestan
    ¿Cuáles son los sueldos de los directivos y mandos de la CSMS? No contestan
    ¿Cuál es el gasto asociado a la gestión? No contestan
    ¿Cuáles son los contratos con los principales proveedores de la CSMS y sacrificios que se les ha impuesto? No contestan
    ¿Qué obras se han realizado y dónde están los presupuestos? No contestan
    ¿Cuál es el gasto e inversiones previstas en equipos informáticos? NO contestan
    ¿Cuál es el gasto en marketing y comunicación? No contestan
    ¿Cuáles son las relaciones económicas con la multinacional Consorcio Hospitalario de Cataluña y con BC Gesto? No contestan

    Mientras estas preguntas son ignoradas por los directivos, los trabajadores se enfrentan a un ERE inminente y el recorte de sus derechos adquiridos durante años de lucha: adiós a los días de asuntos personales, adiós a las pagas por objetivos conseguidos. Hola a las reducciones salariales al margen del convenio o al aumento del precio del comedor de 3,5 euros.
    Por su parte, los ciudadanos ven, impotentes como el recorte impulsada por estas empresas se materializa en mayor tiempo de espera en los diversos servicios, la reducción de profesionales disponibles, la falta de ambulancias, el cierre de equipamientos …
    ¿Quién defiende a los ciudadanos de Girona de esta situación? ¿Quién defiende a los trabajadores de la CSMS de esta situación? ¿Quién garantiza a los ciudadanos que su dinero se utilizan para enfermeras y no por grandes dispendios en marketing y sueldos millonarios? Pues el encargado de hacerlo, a partir de ahora, es el señor Josep Trias. El ciudadano ha perdido totalmente el control sobre su sistema sanitario. Si hasta ahora nuestro sistema sanitario se regía por principios democráticos, el nombramiento del doctor Trias es un golpe de estado de facto. Es la total apropiación por ciertas élites económicas de los recursos e infraestructuras que son del pueblo y que paga el pueblo.Unas élites que ganan mucho dinero y que ocultan sistemáticamente información al ciudadano.

    Deixa un comentari